miércoles, julio 12, 2006





NO QUIERO PERDER LA MEMORIA

No quiero la memoria perdida
de la palabra lavada
en el dorado bancal.
Busco en mi baúl diario
la sacudida conciente
que me haga recordar.

No necesito escenarios,
figuras de couché papel,
reverencias complacidas
quemadas a quemarropa,
quiero guardar en mi mente
aquellos pisoteados ojos
de derechos que sí existen,
aquellas bocas tapadas
de hambre con esparadrapo,
aquellas letras escritas
entre sudores de sangre
defendiendo hasta la muerte
la vencida democracia.


Sólo sé de espejos rotos,
de sonrisas machacadas
que no hablan, que sí existen,
que es preciso no olvidar.

No necesito el atrezzo
de la negra gabardina,
ni anclajes de pistola y pluma
nada oculto, no hay misterio,
sólo búsqueda de la verdad
el recuerdo no es novela,
fue una triste realidad.

No necesito a Kapa
retratando a un compañero
reventando de verdad.
Ya lo dijo León Felipe:
“En España no hay dos bandos
no hay más que un hacha amarilla
que ha afilado el rencor”.

Y yo sigo, no hubo más que un hacha
con el corte hacia el más débil,
igual que en sebastopol,
acosada democracia,
atacada libertad,
y cabalgando de nuevo
el poder, la corrupción.

No quiero la memoria perdida
de la palabra lavada
que lo nuestro es luchar,
que los derechos se pierden,
que por algo los luchamos
y logramos libertad.


La imagen del puño y la antorcha está tomada en la entrada al recinto de la XIX SEMANA NEGRA DE GIJÓN, en la que este año se dedica varios espacios a la guerra civil en España.

8 comentarios:

berna dijo...

Esa exposicion fotografica es todo un acierto,los mismos personajes de cualquier guerra con otras vestiduras;caras con rasgos tan familiares, paisajes cercanos,me parece haberlo vivido y es que recuerdo que sí, si que me lo han contado, solo que al estar en esa sala, lo siento como por dentro.

Berna.

Tomás dijo...

Has versificado un sentimiento y con él la recuperación de esa memoria que hemos de conservar para mostrársela a generaciones venideras. Es la esencia de quienes luchamos por la libertad en nuestro tiempo de juventud.
Saludos.
Tomás

gaia56 dijo...

Berna aún no disfruté de la exposición fotográfica, mi horario aún en este mes es abundante, pero mañana lo haré sin falta.
Tomás, esa era la idea, si los que lo leéis lo véis así me doy por satisfecha.
Gracias por pasaros por este espacio.

Alejandro Caveda dijo...

Un poema precioso y muy sentido. Espero que alguna vez podamos verlos recopilados y publicados :o)

gaia56 dijo...

Huy... Alejandro, ése tema de la publicación no sé siquiera si está en el horizonte... es un mundo desconocido para mí y de momento me interesa escribir y escribir. Preciosa la exposición de las fotos de escenas de la guerra, las vi hoy... son sobrecogedoras.
Ahora haría el poema más duro.

Sirenita dijo...

Un poema precioso que invita a la reflexión.

Saludos.

ana martinez dijo...

Es posible que sea un buen poema y también el pensamiento que encierra, pero, a los que no han tenido la suerte de escucharlo a viva voz y en directo, declamado (mejor, clamado,jeje) por su autora, se han perdido algo extraordinario.
Excelente lectura en la carpa que Radio Kras tiene en la Semana Negra.
Enhorabuena, Carmen.

gaia56 dijo...

Gracias sirenita, de eso se trataba...no olvidar.
Hay Ana lo tuyo es pasión de amiga. Muchas gracias por visitar este espacio.