viernes, septiembre 30, 2005



NO BASTA abrir la ventana
para ver los campos y el río.
No es suficiente no ser ciego
para ver los árboles y las flores.
También es necesario no tener ninguna filosofía.
Con filosofía no hay árboles, sólo hay ideas.
Hay sólo cada uno de nosotros, como un sótano.
Hay sólo una ventana cerrada, y todo el mundo afuera;
y un sueño de lo que se podría ver si la ventana se abriese,
que nunca es lo que se ve cuando se abre la ventana.

Alberto Caeiro, heterónimo de Fernando Pessoa.


Hoy necesité un hombro amigo para llorar la despedida de otro hombro amigo, necesité unas manos amigas para despedirme de otras manos amigas y busqué las de Fernando.
La fotografía es un fragmento de la escultura de Fernando Pessoa delante de café O Brasileira, en la Rua Garret de Lisboa.

1 comentario:

caracois! dijo...

me encanatron las 4 últimas lineas de caeiro!! gracias...