lunes, noviembre 13, 2006




ROJO UNICORNIO

Resulta chocante encontrarse
un unicornio al caminar,
rojo entre las brumas,
mientras las verdosas praderas,
ineludibles abrazan hoy
al dios del trueno.

En la oscuridad cayó la tarde,
despertó la inquietud negra,
sonó tu flauta dulce
más allá del nacimiento
de cascadas, valles y deseos,
cual dulce bálsamo,
repetitiva, reiterante
de añoranzas que hoy anidan
en mi alma sola, fría.

Con todos los afectos extendidos
en mi alisada falda,
soñé hasta amanecer contigo
acompañada del rumor
de tus caricias.

Y las voces acallaron
mi interior imaginado
cuando la luna inició
su alba despedida.

Algunos atardecer castellanos del otoño semejan lagunas de fuego que me acunan. Éste es un atardecer en la provincia de Valladolid.



25 comentarios:

las alas del ostrero dijo...

Quedan tan pocos unicornios en estos parajes, que el hecho de ver uno, sólo el hecho de intuir la cercanía de uno, puede ser algo de consecuencias incalculables. ¡Quedan tan pocos!

Bonita foto: los atardeceres en castilla son fantásticos...

"Con todos los afectos extendidos
en mi alisada falda," qué bonito Carmen.
Besos

Manuel dijo...

Los atardeceres de Castilla tienen fuego en el cielo, pero los amaneceres entre las encinas, tienen magia ... la de los unicornios.

1 GATO dijo...

El ocaso inspira ...
Existen los unicornios?.

Tienes talento para despertar emociones con tus escritos..
mis respetos

El detective amaestrado dijo...

Y el cielo de Pucela es el contrapunto perfecto a tu historia soñada...

Tomás dijo...

Has traído a mi memoria la música de Pablo Milanes y su "Unicornio azul", que tu has coloreado de rojo en estos versos otoñales, de nuevo melancólicos y románticos.

Gubia dijo...

Yo soy de Palencia y solo puedo decir que los atardeceres de castilla en otoño son una maravilla...a veces me quedo mirando al cielo aturdida.
Bonitta foto

TOROSALVAJE dijo...

Hola Gaia.

Tienes un blog precioso.

Y sobre todo, escribes muy bien, sabes transmitir de manera hermosa.

Te felicito.

gaia56 dijo...

Efectivamente Alas, hay que soñar unicornios ¡quedan tan pocos!

manuel no conozco los amaneceres entre encinas, pero te aseguro que siento su magia.

1 gato, me encanta despertar emociones y si lo ha conseguido mi poema, me alegro mucho. ¡Ah! y por supuesto que existen los unicornios.

Gracias detective por apreciar el maridaje de la imagen y las palabras.

Besos y abrazos.

gaia56 dijo...

Tomás yo conozco la versión de Unicornio azul de Silvio Rodríguez en concierto con Aute. Y es una canción preciosa, pura poesía musicada.
Sí, es cierto, estoy melancólica, nostágica y otoñal... jajajjaja.

Gubia he viajado a Castilla últimamente y la verdad es que los atardeceres son espectaculares, tal vez en mi paraíso natural asturiano no disfrutemos tan a menudo esos cielos tan rojos y dorados.

Gracias torosalvaje, soy aprendiz de muchas cosas y una de ellas es escribir, celebro transmitir...

Gracias por apsar y comentar. Abrazos.

omar dijo...

Es verdad, los ocasos son distintos en diversas partes del planeta...
Un abrazo
Omar

Tomás dijo...

Tienes razón, me equivoqué de canta autor. La versión que yo tengo es junto con Los Sabandeños. Preciosa, por cierto.

gonzalo dijo...

La luna es adversaria del atardecer.

gaia56 dijo...

Omar ¿cómo son los ocasos en tu tierra?

Tomás, no conozco la de los Sanadeños, pero esta con Aute es magnífica y conociendo los Sanadeños será también estupenda.

Gonzalo...mmmmm, la luna adversaria del atardecer, es curioso nunca se me habría ocurrido, veo más el atardecer como el preámbulo de la luna

ana martinez dijo...

Me encanta el primer verso: "Resulta chocante encontrarse"
Es como "encontrar" una premisa básica: la de que encontrar siempre resulta chocante.
Me he liado mucho o tú me entiendes?
Todo lo que encontramos es nuevo. Si no la persona o el objeto, la situación o el momento, o la época o el entorno.
Y algo nuevo puede resultar chocante. O mejor, debería resultar chocante.
Sería bueno imbuirnos de un poquito de ingenuidad para mantener siempre una actitud similar a la de tu primer verso.

Me ha gustado mucho.

gaia56 dijo...

Ana tal vez la segunda estrofa es más floja que las otros dos, tal vez hay que aligerarla un poco y en ello estoy...

sky dijo...

Y el unicornio surgió de las aguas para arremeter contra todos los creyentes... y vió dios que era terrible y no se compadeció...
El unicornio era rojo...

MORGANA dijo...

Bellisimo atardecer acompañado de bellas letras.
Besos.

Zebedeo dijo...

El unicornio erá muy feliz vagando por estos mundos hasta que su pareja le fue infiel y le salieron dos cuernos más. Dejó de ser unicornio para ser tricornio.
¿Tricornio? Oh no, Dios mío, se convirtió en guardia civil. Ay, ay, ay, en que lío he metido al pobre unicornio :)

quantum dijo...

Con los afectos extendidos ante las tardes rojas de Castilla. Amoroso y bravío el unicornio: lo imagino así desde tus versos.
Abrazo.

gaia56 dijo...

mmmmmm... unicornio rojo desafiando a dios, unicornio con tricornio... ya veo, zebedeo y sky, que practicáis la vida de estos seres fantásticos.

Morgana gracias por tus palabras, la verdad es que fue un bellísimo atardecer.

Quantum, efectivamente... amoroso, bravío y libre el unicornio.

Besos y abrazos.

Paula dijo...

Recuerdo esos atardeceres

y los encuentros con el unicornio

el fuego en el cielo

y el incendio en el alma

Un abrazo

gaia56 dijo...

Paula me alegra ver que tú también has encontrado el unicornio al atardecer.
Abrazos.

Carlos Killian dijo...

MUY HREMOSO LO QUE HAS ESCRITO CHAVALA,TANTO COMO UN AMANECER DE MADRID,SI NO LO VISTE,TE LO RECOMIENDO,UN BESO,KILLIAN

gaia56 dijo...

La verdad es que hace mucho que no amanezco en Madrid... pero lo tendré en cuenta la próxima vez que vaya. Besos, Carlos.

Brisuón Çafren dijo...

¿No son tan hermosos los amaneceres al otro lado del atlántico Carlos?