sábado, noviembre 04, 2006




LEER EL PAISAJE. Jardín Botánico Atlántico de Gijón.

Acordaros que mañana 5 de noviembre, a las 12 y media de la mañana, siete poetas del grupo ENCADENADOS, leeran poemas de producción propia y de los poetas José Hierro y Gioconda Belli, en el Jardin Botánico Atlántico de Gijón, dentro del ciclo LEER EL PAISAJE.
Esta actividad se enmarca en la programación trimestral del Jardin Botánico Atlántico de Gijon con el objetivo de acercar el goce de la lectura en este espacio natural y permitirá compartir, todos los domingos a los visitantes del Botánico, el disfrutar del placer relajado de la lectura de la prensa con el paseo por los parajes que ofrece el Jardín.
El otoño empieza a estar de un dorado muy atrayente que seguro arrullará vuestros paseos con mantos de hojas del verde al amarillo.
Os dejo un poema de José Hierro, de su libro Cuaderno en New York, 1998, que dedica a su nieta Paula Romero y en el que el poeta nos deja en dos palabras la herencia del secreto acuñado de la vida.
VIDA

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito ¡Todo! Y el eco me responde ¡Nada!.
Grito ¡Nada! Y el eco me responde ¡Todo!.
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creéis todo
y que, en definitiva, era la nada).

Qué mas da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


José Hierro, 1998.


Para más información podéis consultar en:

http://www.botanicoatlantico.com/?valor=22352

http://www.arbolesornamentales.com/Botanicoatlantico.htm


17 comentarios:

sky4you dijo...

leer el paisaje como lo lee el viento...

El detective amaestrado dijo...

Ese libro de José Hierro ha hecho tanto por añadir lectores de poesía, que creo deberíamos hacerle un monumento en alguna calle. Al libro y al autor

Patus dijo...

Linda propuesta la del Botánico, lástima que me queda un poquitín lejos.
El poema...muy desesperanzado, al menos ami me sonó asi.
Un abrazo

gaia56 dijo...

...como lo lee el viento...mmmmmmmmm sky4you

Estoy contigo detective. Seguro que José Hieero tiene muchos monumentos en plena calle y ha tenido cantidad de premios en vida, pero el más importante tal vez sea ese sentimiento que comparto contigo de ser responsable de que muchos amen la poesía.

Patus, aunque desesperandazo es de una lucidez importante...

Gracias por leer y comentar.

MentesSueltas dijo...

Hermoso dato, seguro será un momento especial.
Dejo un abrazo.
MentesSueltas

gaia56 dijo...

Fue un momento especial, mentessueltas. Disfrutamos los poetas y los asistentes, el ambiente en el Jardín Botánico lucía un sol de otoño y los árboles expectantes esperan nuestro próximo recital el día 3 de diciembre.
Abrazos para todos.

Paula dijo...

Concretamente, Gaia, acabas de colgar uno de mis poemas favoritos

Mil gracias por ello

y qué pena las distancias...

Un abrazo

popi dijo...

Un poema increíble. Creo q ya tengo planes para el dia 3 de diciembre. :)

Tomás dijo...

Me cautivó la poesía de José Hierro desde el momento en que la descubrí, y cada verso, cada estrofa y cada poema me acerca una filosofía de vida difícil de explicar pero no de comprender y compartir.

Zebedeo dijo...

Una lástima no haber estado en Gijón, pero te tenemos a tí de corresponsal. Cuenta, cuenta.... ;)

gaia56 dijo...

Paula me alegro coincidir contigo.Vida es también uno de mis poemas favoritos, admiro como José Hierro conjuga las palabras todo y nada y tan magistral es el producto. ¡Ah! y no hay distancias para el corazón... no es eso?

Popi celebro que te guste. Como decía Detective el libro Cuadernos de New York de José Hierro ha hecho mucho por la poesía, tiene muchos admiradores.

Tomás es efectivamente como tú lo dices. Cada verso, cada estrofa, cada poema es el destilado de una vida, y la esencia del pensamiento del hombre en el univberso, en la naturaleza. Admiro a José Hierro. ¿se me nota?

Zebedeo, la tarea que me pones es bien sencilla. Contadora de emociones me gusta...

Cómo os decía las palabras, los poemas del grupo ENCADENADOS, de Gioconda Belli y José Hierro sonaron emotivas en comunión con los asistentes que también emotivamente participaban de la atmósfera creada en plena naturaleza disfrutando de la magia de la poesía.
Seguiré contagiando...

Virgen dijo...

Este, poema es de otro libro... pero es uno de mis preferidos del Maestro Hierro:

(...)Apagamos las manos. Dejamos encima del mar marchitarse la luna
y nos pusimos a andar por la tierra cumplida de sombra.
Ahora ya es tarde. Las albas vendrán a ofrecernos sus húmedas flores.
Ciegos iremos. Callados iremos, mirando algo nuestro que escapa
hacia su patria remota.
(Nuestro espíritu debe de ser, que cabalga
sobre las olas.)...

Un beso, con el sabor del contagio de tu magia.

Rïzer dijo...

Pasamos demasiado tiempo corriendo de un lado para otro, sin pararnos a mirar lo que tenemos cerca. Pasar un momento en un bello parque escuchando una poesia es una buena forma de desconectar de nuestra estresante rutina. Precioso poema. Gracias por tu visita.

pazzos dijo...

Enhorabuena Carmen. No sabía de tus dotes como maestra de ceremonias. Me encantó vuestra fiesta de la palabra entre los pegoyos de un horreo. No me quedé al "besamanos" final un poco por timidez, un poco por prisa. Aprovecho ahora para felicitaros.
Un abrazo.

gaia56 dijo...

Virgen a mi también me encanta el poema que nos regalas. Estoy contigo en que José Hierro es un gran maestro.

Rïzer hay que salir de la rutina... sino nos invade la hiedra del aburrimiento y no nos deja ver la libertad de las palabras.

Manolo, me encantó que estuvieras con nosotros. Gracias, por el título, maestra de ceremonias... jajajjajajajjaja.
La verdad es que disfrutamos mucho con la magia de las palabras y auer estaba especialmente contenta de leer a Hierro.
Abrazos a todos.

náufrago dijo...

Ese poemario de José Hierro é un dos meus textos favoritos.

McObo dijo...

Hola, gaia56. Me hizo ilusión que te asomaras y dejaras unas letras en mi/tu casa hace unos días, especialmente (para mí) en el moento que lo hiciste.

Además fueron una puerta hacia esta tu página que descubro y en la que me pierdo hasta que me encuentro estas letras del poeta del mar, Jośe Hierro. Gracias, otra vez, por todo ello.

Volveré por aquí a perder los ratos, volveré aquí a sentir, a hacer tiempo, hasta que todo, otra vez, sea nada.

Y (¿te lo había dicho?) gracias.