jueves, abril 19, 2012



INVIERNO EN PRIMAVERA


Sonríen lágrimas mis ojos,
inesperadas lápidas
fruto del encuentro
desencuentro de tu mirada,
gélido aliento
de la ausencia incomprendida,
empotradas lápidas
tus palabras frías,
que no abrazan la pasión
que vivieron otros tiempos.


 
En esta temporada de mojada primavera las melancolías de ausencia salen a mi encuentro.

13 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Dicen los ancianos que antiguamente en primavera salía un sol con la caspa de los castaños. Hoy parece que los sauces saben más de soledad que nuestros arcaicos recuerdos.

Besos.

Ligia dijo...

Suele pasar que en la época de melancolía, los poetas cantan sus mejores versos. Abrazos

Toni Barnils dijo...

Estos encuentro mejor no tenerlos, duelen más que el propio silencio.

una abarzo

Katy dijo...

La verdad es que la primavera no acompaña mucho y el encierro invita a los recuerdos.
Bss y buen finde.
P.D.
Creo que el tiempo mejora algo.

Pablo Saldaña dijo...

Su poesía, parece rezumar otoño en vez de primavera. Quizá es una pwercepción mia.

Francisco Espada dijo...

La primavera y el otoño nos convocan a la melancolía.

Maritza dijo...

Tristes encuentros, que sería mejor no tenerlos, pero no depende sólo de uno; la situación se viste en las manos de dos personas,y de ambas depende todo... Momentos que no se pueden evitar, pero seguro de ahí se volverá a levantar este hablante, hoy con invierno en primavera...

ABRAZOS GRANDES.
HERMOSO POEMA.

teca dijo...

Bonito despertar...

Beijo.

TORO SALVAJE dijo...

Que pena da ver como el tiempo ha acabado con tantos sentimientos.
Mejor no verlo.

delfin en libertad dijo...

A veces la ilusión nos lleva a tener ese encuentro y al final regresamos con el alma empobrecida. Un abrazo!

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola:

Triste y melancólica primavera la que se vista de invierno.

Un abrazo.

TriniReina dijo...

La ausencia, el dolor de la ausencia se recrudece cuando en las afueras sobra la luz...

Abrazos

TriniReina dijo...

La ausencia, el dolor de la ausencia se recrudece cuando en las afueras sobra la luz...

Abrazos