domingo, abril 08, 2012


CASTILLA Y PAJARES EN EL ALVIA

El cielo es gris y ancha es Castilla,
horizonte de llanura inalterable,
chopos altos, aún secos, escoltan
firmes y se quedan atrás
como reliquias desnudas.
Voy en un gusano blanco
que pasea en superficie
y una nube desde el cielo
me devuelve el néctar de los besos,
vuela el aroma
que tú me regalaste.

Sucesión de valles atravieso,
grietas verdes, grises,
secas las ramas de los viejos
guardianes del camino,
no aparece aún la primavera.
Ahora el blanco gusano
perfora las entrañas de la tierra
y siento que me abraza,
me hace suya;
me siento en casa.

En esta Semana Santa de frío y nieve viajar en tren tienen su encanto, auque el AVE no nos llega aún a Asturias y nos conformamos con el tren Alvia y los sueños que nos viajan por las nubes.

7 comentarios:

Toni Barnils dijo...

Una bonita forma de viajar. Me gusta como enlazas el paisaje, como si esté animado, con tu mente.

mi abrazo

Pedro Luis López Pérez dijo...

Entrañable y Romántico viaje en Tren Alvia. Cuando uno llega al Norte el aroma a ecualipto, a pino...a humedad es inconfundible.
Yo hize mucho este viaje desde Andalucia y Madrid a Asturies.
Un abrazo, Gaia.

delfin en libertad dijo...

Hermoso poema, con fascinantes descripciones con la que he viajado yo también. Un fuerte abrazo!

Francisco Espada dijo...

Una bella descripción y una fotografía tomada inequívocamente desde la ventanilla del gusano blanco.

TORO SALVAJE dijo...

Lo dices de forma tan hermosa que dan ganas de subirse a ese tren.
Claro que para disfrutarlo hay que tener tu mirada.

Besos.

Katy dijo...

Hermosa representación de los sentimientos y deseos de volver a casa. Si que tiene un encanto especial el tren. Me encanta
Bss

Pablo Saldaña dijo...

Cabalga el ALVIA por "la terrible estepa castellana", la del poema Castilla que canta a El Cid, la que se queda atrás como los chopos del poema, "como reliquia desnuda", vestida sólo de añoranza.