lunes, enero 11, 2010




Afuera está gris
a punto de nevar en mi corazón,
es de esos días que una calma
inquietante se asienta en mi.
No ha habido tormenta luminosa
pero todo se apagó lentamente,
me fatigo, braceo sin sentido,
me sereno,
comienza la asepsia.

20 comentarios:

beker dijo...

Presiento ese silencio que acompaña la nieve que cae en calma... saludos

Adolfo Payés dijo...

Me gusto como nos entregas estos versos invernales..

Bello


Un abrazo
Saludos fraternos..

Jesús Arroyo dijo...

La nieve lo limpia todo.
Besos.

Berto dijo...

¿y qué mejor, que acurrucarse en el calor de uno mismo?...

anamorgana dijo...

Versos muy interesantes para mi, me gustan.
Las tormentas silenciosas son las peores.
Saludos

Esmeralda Martí dijo...

LA NIEVE ES ANTESALA DEL CORAZÓN EN VILO, COMO LO ES LA LLUVIA, O COMO LO SON LOS PRIMEROS DÍAS DE MIMOSAS FLORIDAS (CUANDO EMPIEZA A BULLIR LA PRIMAVERA). SON MOMENTOS PARA UNO, PARA VIVIR INTERIORMENTE TORMENTAS O ARRÍTMICOS COMPASES CUANDO SE REMA EN EL TORMENTOSO OCEANO DEL INCIERTO INVIERNO.
SABOREA LA FRÍA CALIDEZ DE LA NIEVE DE ESTOS DIAS.
BESITOS

Candi dijo...

La nieve, ese puntito de inquietud en el alma.
Es bonito todo el poema.
Besos

Cecilia dijo...

En esa calma es cuando nuestros pensamientos fluyen. Saludos!

La cónica dijo...

se congelan las arterias, se paraliza la sangre y hasta el corazón se queda lívido, sin hacer ruido...

Mª Jesús So dijo...

La calma que precede a la tempestad...

¡Pues nada de apagarse lentamente!

¡Cuando una se apaga, si no hay más remedio, tiene que ser espectacular!

Bracea con sentido, y nada de asepsias nevadas ¡Contamínate!

juan_santiago dijo...

... criptico; y cercano. No se en-

tiende a la primera, pero se intu-

ye, por que se siente. BESO <3

Anouna dijo...

Sin duda alguna son días purificados, esos días que hacen que muchas cosas vayan sanando, y la calma se nos hace generosa. La nieve simbolo de blancura se asienta en el corazón.

Bello el poema, un agrado leerte y conocer tu blog.

Abrazos,
Anouna

La sonrisa de Hiperión dijo...

Este mundo, por entero, ahí afuera... siempre es gris...


Saludos y un abrazo enorme.

TORO SALVAJE dijo...

Temo a esos apagones internos.
Me dan miedo. Me oscurecen.

Espero que no dure mucho.

Besos.

salvadorpliego dijo...

Vendrá pronto la primavera a reemplazarla.
Un placer leerte y un fuerte abrazo.

Nayuribe dijo...

Llévale la contraria al clima... empieza a calentarte x dentro para que deshagas la escarcha que se empieza a posar en tu corazón...
besitos

Samuel Rego dijo...

Gris como el tiempo en Gijón. Hora de refugiarse en uno mismo.

Besos gijonudos

Poetiza dijo...

Hermosa imagen y tus letras bellas con dejo de tristeza que a mi alma hacen recordar otro momento cuando la nieve cubrio mi jardin.....Besos, cuidate.

Malena dijo...

Conozco esa sensación que nos va invadiendo sin pedir permiso para instalarse, Gaia. Afortunadamente podemos sacar fuerzas para que no se instale nada más que el tiempo que queramos.

El invierno colabora mucho.

Mil besos y mil rosas.

gaia56 dijo...

Ya pasó la nieve, pero tenía sin hacer el comnetario respuesta a vuestros estupendos comentarios. Y que menos que dedicaros un timepo y agradecer vuedstro paseos por mi espacio.

beker, presientes bien los silencio previos.
Un beso.

Adolfo, son versos invernales que envuelven.
Un beso.

La nieve lo limpia todo pero tiene un estadio intermedio de un negro sucio qu es necesario antes de desaparecer.
Un beso.

Berto pues estupendo concepto acurrucarse al calor interior.
Un beso.

Efectivamente anamorgana las tormenta silenciosas son las más temibles y productivas.
Un beso.

Pues si, Esmeralda , efectivamente has captado lo que quería expresar, esos momentos interiores.
Un beso.

Candi, ese puntito de inquietud previo a la calma interior.
Un beso.

cecilia que fluyan nuestros sentimientos.
Un beso.

lacónica me gusta eso del corazón lívido.
Un beso.

Mª Jesús pues eso... ¡nada de quedarse quieto!.
Un beso.

juan ¿críptico? a mi no me parece. Un beso.

Anouna efectivamente de cualquier modo días purificadores.
Un beso.