domingo, diciembre 16, 2007



POR MIEDO

La ciudad aún duerme
y yo me alejo
antes de que despiertes
y te llore,
antes de que crezcas
y te confíe
mis debilidades al desnudo,
antes de que deshagas
la línea negra
del horizonte que respiro.

Me digo adiós, vuelvo
al encuentro
del desencuentro de algún
lugar del norte,
donde no ciegue
la radiante luz del día.

Reposo
junto al árbol
de la savia ancestral
que me alimenta.
La fotografía corresponde a un bosque de hayas en octubre cuando aún el otoño no había desnudado su troncos.

17 comentarios:

ps dijo...

"antes de que deshagas / la línea negra / del horizonte que respiro"
Sin palabras.

Lola Bertrand dijo...

Bellísimo poema, Gaia, que arrastra a la melancolía.
Abrazos del mar.
Lola

Ybris dijo...

Alejarse y despedirse.
Suena menos triste si es por encontrarse con un norte a salvo de la excesiva luz del día.
Precioso tu casi-invierno asturiano.

Besos

mia dijo...

qué hallazgo leerte

descubrirte,encontrarte...

bello sentir

profundo pensar!

mia del mar

desde Francia...

besos y felicidad...

melina dijo...

siempre tan mágica y grandiosa Gaia!
tu poesía es un remanso que disfruto muchísimo.

un gran abrazo!!!

las alas del ostrero dijo...

Cuánta -hermosa- melancolía....

un beso

Ester Faride MATAR dijo...

Bellisimo contenido se plasma en tu espacio-
desde este hermoso sur argentino-lleguen a ti mis deseos navideños de un feliz 2008-
www.esterfaridematar.com.ar

Miri dijo...

Querida amigo:

Hoy llego hasta aquí para dejarte mis saludos y mis mejores deseos para estas fiestas que se aproximan.

Que Díos te llene de bendiciones a vos, tu casa y tu familia y que en el año que se aproxima puedas cumplir todos tus sueños y , venga lleno de paz, amor y alegría para tu vida.

Con todo mi cariño.

Miri.

sergisonic dijo...

El miedo a la pasión, al recuerdo de lo vivido, a crear en presente recuerdos para el futuro... Ése, y no otro, es uno de los miedos que nos esconden en el anónimato (incluso en el de un código de barras, en el de una tarjeta de crédito). Que, al menos, no ciegue la radiante luz de la luna que crece limpia en la noche.

Saludos sónicos

Darilea dijo...

Un bosque siempre da para inspirar maravillas.
Besitos :-)

Beauséant dijo...

tienes que volver a hacer esa foto, pero sin hojas.. así veremos la verdad tras los arboles ;)

Arcángel Mirón dijo...

Hola Gaia!!

Qué bien que acompaña la foto al poema...

Un abrazo!!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

un poema algo meláncolico, pero bonito y sensible.

besos

Lola Bertrand dijo...

Yo tambien te deseo mucha PAZ, Gaia, para este nuevo año que comienza en las orillas de nuestro mar.
Cariños
Lola

spadelosviernes dijo...

Espero que disfrutes de una hermosa Navidad y que el año 2008 te colme de aquello que deseas.
Besos

ElPoeta dijo...

Bellísimo, querida amiga... Qué sensación de paz y de melancolía sutil, que me transporta a la meditación profunda. Felicidades, preciosa y un beso,
V.

Miguel Schweiz dijo...

Y perdido en ese bosque se puede escuchar el eco de tue palabras, quizás melancólicas y también deseosas... Bellísimo poema Gaia

De paso te dejo mi saludo navideño que llegue hasta Asturias; cálido, derritiendo el frío e iluminado con deseos, el de siempre: felicidad y todo lo que la acompaña