viernes, agosto 10, 2007


HORROR EN HIROSHIMA. Japón 1.

Estaba en Hiroshima el día 6 de agosto de 2007. Había llegado a las 10 de la mañana, 62 años después de la primera bomba atómica. Los actos institucionales de primera hora con la presencia del primer ministro y los representantes internacionales ya habían acabado. Hacía mucho calor, yo había interiorizado durante todo el camino lo sucedido en Hiroshima, pero cuando me encontré frente a la Cúpula de la Bomba Atómica, el único edificio de la época cuyos restos aún quedan en pie, la rabia, el miedo y el dolor se hicieron patentes a flor de piel.

El horror de las guerras inútiles ante nuestros ojos,
el horror de la destrucción rasgando nuestro corazón,
el horror de los efectos nucleares sobre nuestra piel,
el horror de las ausencias, del dolor vivido,
el horror de la herencia que dejamos a nuestros herederos,
el horror sin más palabras,
sólo horror.

Y pensé, ilusa, que el camino de la paz no debe tener retorno si somos muchos los que lo forzamos.
Y entonamos cánticos de paz, en todas las lenguas de las que había representantes, en Heiwa-Koen, el Parque conmemorativo de la Paz en Hiroshima, y las lágrimas afloraron libres y sentidas,
y escuché el testimonio de un representante del pueblo Kurdo y ví sobrecogida las fotografías que presentaba del ataque en Harabuya, al norte de Irak, en 1988,
y nos acercamos a la escultura de Mil pájaros de papel, nos enseñaron a construir garzas de papel dorado en recuerdo a la niña que las construía todos los días mientras esperaba la recuperación que nunca le llegó,
y escuchamos los relatos de los hibakuska, las personas afectadas por la bomba que aún continúan vivos, en el Museo de la Bomba atómica,
y escribimos nuestro mensaje de paz en una linterna de papel que navegó a las 10 de la noche por el río Motoyasu-guwa, en compañía de otras diez mil linternas con mensajes de paz,
y llevamos la rabia y sentimos el horror para siempre en nuestras venas.

El día 9 de agosto, no estaba en Nagasaki cuando los actos conmemorativos de los también 62 años de la bomba atómica en la ciudad y tampoco estaré el día 15 de agosto en la gran marcha por la paz, pero estaré siempre en la lucha por la paz en cualquier lugar del mundo y para todo el mundo.
La fotografía corresponde al símbolo de la destrucción de Hiroshima, la cúpula de la Bomba Atómica.

7 comentarios:

La cónica dijo...

Tanto horror sobrecoge. Provocado. Sabemos provocar otras cosas, las personas. Canto mal, pero si hay que cantar para que esto acabe, dime día y hora, que voy.

Besos.

Javier López Clemente dijo...

El hongo nuclear televisado no nos acerca en abasoluto al terror de los primeros segundos de deflagración y miles de grados centígrados arrasando todo a su paso.

Salu2 córneos.

ElPoeta dijo...

¿Cómo puede hablarse de civilización mientras existan las querras? Un beso, Gaia,
V.

JeJo dijo...

Acá en Rosario, en el patio cívico del Monumento a la Bandera de mi nación, se conmemoró (conmemorar ?) el dia. Se hicieron mil grullas de papel por la Paz. Póca gente asistió al acto. Pócos se enteraron.

Unirse por la Paz. Defenderla, por sus hijos ... por el futuro. ¿ Que ocurre ?. ¿ Poco importa ?.

La pucha !. a veces uesta entender ...

RocanLoveR dijo...

paz en todo lo que dices
paz en todo lo que haces
paz en todo lo que piensas
paz en forma de silencio
paz en forma de afecto
paz en todo el universo
paz y se detiene el tiempo
paz cuando uno esta contento
paz cuando uno monta al viento
paz cuando hago lo que siento
paz cuando suelto lo que aferro
paz aunque suene muy ingenuo
si estas si estas mal si estas lejos
you see the world you see the face
you see the pain behind
the smile where does the enemy hide?

Saludos Gaia

gaia56 dijo...

He de deciros que la realidad, es mucho más dura y concluyente que la que nos dejan ver todos los días, nos acostumbramos a los comentarios en la televisión, como decía Javier, que nos dulcifica la realidad y nos inmuniza contra ella.

la cónica el sentimiento de rabia y de tener que hacer algo me invadió en Hiroshima.

javier, lo dicho.. ¡que razón tienes!


elpoeta, exacto, lo que dices es lo que pienso yo tambien. Los del pueblo kurdo estaban allí, están... y casi no existen para nosotros.

jejo, me encanta que se hicieran grullas de papel en más sitios del mundo, aunque pocos se hayan enterado.

rocan... paz y siempre paz para todos.

Gracias por vuestros comentarios y... sonrisas, besos y abrazos.

Tomás dijo...

Conmovedor alegato contra la barvarie, Gaia, lleno de rabia e indignación que comparto. "Y pensé, ilusa, que el camino de la paz no debe tener retorno si somos muchos los que lo forzamos", dices. Tienes razón, pero este mundo está ocupado en otros menesteres y la España nuestra pendiente del bikini que luce la princesa en sus vacaciones mallorquinas.