sábado, abril 21, 2007








Lisboa 11. Cartas desde a tercera, cuarta y quinta feira.


CARTA DESDE A TERCERA FEIRA

En la mañana no te has perdido nada interesante, porque la visita a un centro comercial es siempre es la misma, tú aburrido entre cajas de herramientas y yo dedicada a tareas muchos más rudimentarias.

Sin embargo atardecimos en el Adamastor, abrigados por reflejos azules de las nubes en el cielo y un porto ruby en los labios acunados en la pacífica y reposada charla de la vida. En silencio se cruzan nuestras miradas y pienso con Whitman.

“Creo que no haré otra cosa durante mucho tiempo que escuchar. Para aumentar mi caudal con lo que oigo… y dejar que los sonidos me enriquezcan”.

Ya anochece y la lua vuelve una vez más a reflejar su idílica imagen sobre el Tejo y sentí que estabas confortablemente instalado al otro lado oscuro de esta lua y eso, amigo, es peligroso por momentos. Hoy la lua estaba fría, no era roja y yo te sentía al otro lado de las ondas.


CARTA DESDE A CUARTA FEIRA.

La praia airada y ventosa, aunque nada que ver con los vientos de Cabo Vilán, por supuesto. Un rumor bate olas de espumas, el calor de este sol, todavía tierno y la textura de la arena me acompañan y yo permanezco escondida tras agreste acantilado, atisbo mi futuro, dudo sobre la libertad y la sujeción, y concluyo que tal vez mi vida sea volar como libre cometa, aunque fuertemente sujeta a esta tierra en los días de viento. Y sigue Whitman rodeándome con su Canto a mi mismo.

“Me celebro a mi mismo.
Y cuanto asumo tú lo asumirás.
Porque cada átomo que me pertenece, te pertenece también a ti.
Holgazaneo e invito a mi alma.
Me tumbo y holgazaneo a mi antojo… mientras observo una brizna de hierba veraniega”.

La tarde caía lentamente en la madera de la mesa del Muchaxo, se marcaba la línea azul de un horizonte de agua frente a mí, esta agua por momentos ya rosada que resulta tan cercana a mis sentimientos. Sin embargo hay encrucijadas que hoy no quiero afrontar y me dedico a decirte que la vida hay que vivirla, no soñarla, que hay que pensarla después de haberla gastado. En este momento cierro mis ojos y cierro el día.


CARTA DESDE A QUINTA FEIRA.

Hay dos motivos para viajar a Oeiras. El Jardín de los poetas ( ya os hablé varias veces desde un viaje de otoño de 2005) y el masaje Gingko. Podéis dirigir vuestros pasos hacia Lagos Park y en el edificio del club deportivo, luminoso cristal en la fachada, os encontraréis con amplio ambiente exclusivo para machacar, moldear músculo y practicar el relax mental y corporal. Yo opto por lo último, masaje gingko.


Música zen y luz ocre tamizada,
velas blancas y tus manos se deslizan,
suaves por la carne de mi alma,
como yo me deslizo cual sombra,
suave por las aceras de Lisboa.

Húmedas piedras postran ante mí
humedades que ayer viví contigo,
implacables perforan hoy mi alma,
mientras brilla tu piel de gata negra,
complacida, feliz, ajena de añoranzas
.

Las fotografías corresponden a un atardecer desde el Adamastor, en Lisboa y a la Playa Cresmina, cerca del Guincho, Portugal.

17 comentarios:

ALOMA69 dijo...

Cada día me entran más ganas de visitar Portugal!!!

Saludos!!!

SUAVE CARICIA dijo...

ooo interesante este escrito, me vi en el centro comercial y despues disfrutando un poema, tuve de todo

dejo suaves caricias

gaia56 dijo...

pues a ello, aloma69... creo que te gustará.

¡qué bien, suave caricia! que bien que hayas disfrutado

besos y sonrisas a las dos

El detective amaestrado dijo...

Portugal es el país donde alfombran las calles con octosílabos, parece, y sus habitantes parecen estar leyendo poesía cuando hablan

Itoitz dijo...

Esto me envio recientemente un gran amigo lisboeta... (se entiende bien)


Pátria distante ! Doce PORTUGAL !
Régio lírio do Douro, flor do Tejo !
Pátria, mãe de outra Pátria tua igual,
Eis porque, por querer-te, não te invejo.

És tu abençoada, terra amiga !
Nobre terra dos bravos lusitanos !
Teu poder é tão forte que te obriga
Ao desafio intérmino dos anos.

E prossegues mais bela, mais fidalga,
No teu clássico lustre, e teu fulgor;
Antiga castelã que ainda cavalga
Entre brasões de original lavor.

Em palácios de luxo, medievais,
Na arquitectura de feições severas
Fulge, na alma de luz dos seus metais,
A alma de seus artistas de outras eras.

Teus chafarizes, tuas velhas vilas,
Sobre o fundo gracioso de olivais,
São as relíquias simples e tranquilas
Dos teus nobres saudosos ancestrais.

Amo o calor das noites portuguesas
Quando as guitarras dão cadência aos fados ...
Amo a graça dos típicos bailados
Das formosas e ingénuas camponesas.

Amo-te assim, por teu luar de prata,
Por tuas caravelas, pelos mares,
Pelo teu cristianismo aristocrata
Que em plena selva fez erguer altares...

Amo-te mais, ó PORTUGAL antigo !
Ó doce PORTUGAL do mundo novo !
Pela herança que deste ao povo amigo,
Pela imensa saudade do meu povo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Beberse un oporto en Portugal debe ser de lo mejor...la propia cuna, ¿no? Saludos cordiales.

Patus dijo...

me cuesta leer textos largos...pero me solazo en tus fotos.
bss

Beatrix Kidoo dijo...

Yo estube en Lisboa de chiqui y aún recuerdo el empedrado de las calles y los tranvías subiendo cuestas... ah, y lo mal que conducían! jejeje

Muy lindo tu post!

BESOS con ROSAS en este día de Sant Jordi!

Nathalie dijo...

Hace mucho que estuve en Lisboa (fue con el instituto) y la pena es uqe no me acuerdo de mucho :(

Ahora, con esas fotos me has dado muchísma envidia...

un beso

Tomás dijo...

¡Que casualidad!, el pasado día 15, domingo, elegí a Whitman para dejar un poema en mi blog. Tu también lo eliges, y sigues poseída por el embrujo lisboeta contando entre prosa y verso tu discurrir por sus calles.
Saludos.

Carlos Killian dijo...

que hrmoso es tu mundo,gaia,beso,killian

Ártemis Sublime dijo...

Cartas como poemas regalando paisajes de un corazón nuevo.

Es un placer visitarte, Gaia!
Un abrazo!!!

gaia56 dijo...

detective, ¡qué bella figura! los octosílabos alfombrando als calles de Lisboa.

itoiz, gracias por el poema de tu amigo lisboeta. Define el embrujo portugués.

alejandro puedes rememorar su ecanto con una copa de oporto al atardecer acompañando la despedida de la luz, o la lectura de un libro o simplemente paladeando su aroma.

pauts, pido perdón por los textos largos... a mí también me gustan los textos más los cortos.

beatrix, gracias por tus besos con rosas por san Jordi. Este año pasó el día del libro, el anivwersario dela república y la revolución de los claveles y no les dediqué ni un post. Ando liada de trabajo, así que me supo muy bien tu recuerdo.

Natalie, creo que Lisboa es para vivirla en cualquier momento de la vida. Creo que siempre se añora.

tomás, ya me fijé que tú también citabas a Whitman. La verdad es que este año llevé Hojas de hierba en mi maleta de vacaciones de Semana Santa, y aún no ha vuelto a su lugar en la estantería, anda rondando todos los días mi cabecera de noche. Creo que volveré en quince días a Lisboa, espero no daron más la lata en algún tiempo con mis microrrelatos lisboetas.

gracias carlos. Tus pinturas también me encantan... pero ¿en serio tu crees que siempre es hermoso mi mundo?

artemis, tú si que eres un placer. Besos.

Bueno pues para todos...sonrisas, besos y abrazos, a montones.

pazzos dijo...

Ayer fui a escuchar tus palabras. Me hubiera gustado más oírlas en tu voz.

Un abrazo.

CaracolQuisCol dijo...

...qué buenas vistas!! liiindo relato, me ayuda a "volver a lisboa" en sentido literal y figurado! besines*

gaia56 dijo...

pazzos, mmmmmmm.. amables palabras.
Ya sabes que el día anterior en las Justas leimos los poemas, pero me han contado que Loli leyó genial. Nos vemos, besos.

ay, carol que bueno es llegar de nuevo a Lisboa, besines.

y por supuesto, sonrisas, besos y abrazos para todos.

Esceptico dijo...

He creído percibir el aroma fortísimo del Atlántico. Ese olor que le da el oxígeno del mar, liberado con estridencia. Allá, en Guinxo, en tu Guinxo, en el mío, en Os Muxaxos, donde te amé como un crío que posee el universo en un camioncito de cartón.