lunes, abril 09, 2007




















Lisboa 10. Cartas desde a primera y segunda feira.

CARTA DESDE A PRIMERA FEIRA.

Desde el cuarto piso de aquella ventana pombalina en Casi Do Sodré escribo una carta que no fue, a quien no vino. Levanto la vista al Tejo que, gris verdoso me acompaña hoy, enmarcado en nubes grises que no se deciden a virar y le cuento que tú tampoco te decides a virar y acompañarme.

Escucho a Lassa, leo a Whitman que dice: “Era un niño que se lanzaba a la aventura”, pero tú no te lanzas y no la vives. Te invito a mi alma y no aceptas Lisboa, tienes otros lares de alma que acogerte.

Sigo con Whitman: “Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas del mundo”, pero tú no te quedas.

Y aún así paseamos O Brilho das Imagens, en el Museo de Arte Antiga, caminamos la Rua das Janelas verdes, nos cruzamos con la Pasión de Cristo, llevamos en las manos ramos de olivo, romero y palma que en la Igreja de Santos nos ofrecieron después de que campanas de pasión nos llamara al rezo internacional por la paz en el Domingo de Ramos.

Y paseamos la lua cheia de abril desde la oscuridad de la otra orilla del Tejo, que ya se eleva esplendorosa entre tú y yo al acabar la comida brasileira y el espectacular atardecer en Punto Final, con Lisboa hermana reflejada en tu mirada.



CARTA DESDE A SEGUNDA FEIRA

Llovía y te has perdido la Rua das Flores, la Rua a Rosa y llegar empapado hasta la gran sabina de Príncipe Real que tantos veranos acoge mis reflexiones en las mañanas.

¡Que buena la parada en Rato para comer Caldeirada de borrego!, esta vez en Monte Real. Tras el café espléndido, humeanmte, paseaste conmigo hasta la Estufa fría, de la mano de rojos hibiscos abriendo sus pétalos llenos de gotas frías, y la esclerichia te miraba asomando sus luminosos naranjas y azules. Escuchaste los gallos cantando a deshora tal vez porque con esta primavera llega también chuva a destiempo.

Te sumiste en la dulce espera del tranvía de Lavra y te asomaste al Jardin del Torel, donde el beneplácito azul lucía tímido, aún con el sol recuperando almas perdidas, e inducía a dejarse llevar por agradables pensamientos y susurros de cielo en su mirada.

Te enseñé encondidos rincones de Alfama y te besé con chocolate en la Pastelaria Nacional, frente a la estatua a caballo de un tal Joao que asistía impasible a una charla aplazada por momentos. Sigue Whitman a mi lado.

“Si no consigues encontrarme al principio, no te desalientes.
Si no me encuentras en un lugar, busca en otro.
Estoy en alguna parte esperándote”.

Y te escribo porque lo que no fue ha sido de otra manera, será distinto en el tiempo, en el instante…
El Museu do Arte Antiga de Lisboa expone Pintura y Escultura medieval do Museu Nacional de Varsóvia. La segunda foto corresponde a la Ponte de 25 de avril desde Cacilhas.

14 comentarios:

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

..ummm ese beso con chocolate estaría buenísimo en la Pastelaria Nacional o en cualquier otro lado.. umm

Maypi dijo...

Pictórico recorrido de Lisboa. Agradables imágenes que exaltan los sentidos. Expresiones que nos traen rumores del país vecino.
¡Gracias por la visita turística!

itoitz dijo...

Me encantó volver a soñar con sus calles adoquinadas, el humedo abrazo del tajo bajo el puente mas largo de Europa...Andaríamos mejor si no fuera porque hemos construido demasiados muros y no suficientes puentes.
Eterna Lisboa...
Precioso.
un abrazo.

ninoschka dijo...

qué bellas palabras estas...

“Si no consigues encontrarme al principio, no te desalientes.
Si no me encuentras en un lugar, busca en otro.
Estoy en alguna parte esperándote”.

Muy lindo lo que has escrito.. y sip.. lo que no fue.. será en otro momento... pero no dejará de serlo.

Qué estés muy bien..
-Yo-

Alejandro Caveda dijo...

Vaya, juntas dos de mis pasiones favoritas: Lisboa y Walt Whitman. "Me miraste y tu rostro empapado me exigía una palabra, una respuesta, y mentí diciéndote te amo por ganar de tu cara una sonrisa". Qué recuerdos de época de estudiante... buenos todos ellos. Salu2 y un cordial abrazo.

las alas del ostrero dijo...

Gaia: Las dos primeras líneas serían ya suficientes para ese regusto que busco en cualquier textos. Por supuesto, he seguido y... mucho más. Precioso. Me han entrado unas ganas locas de releer a Whitman porque lo que nos dejas aquí son joyitas. A por ello. Besos

gaia56 dijo...

ay, poeta...jajjajaj..que cosas dices.

maypi, que bien que te haya valido la visita turística. y por Whitman..te valió también?

itoiz, sí, eterna Lisboa, estoy de acuerdo contigo. Sin embargo creo que van deshaciéndose los muros. Yo así lo percibo.

nbonoska, gracias por pasar por mi espacio y bienvenida seas siempre. Has reasaltado algunas de las frases clave.

alejandro qué tal la nueva vida? estupenda imagino. Me alegro de traerte a Whitman, ya ves, lo he llevado conmigo de vacaciones y he releído muchs cosas... y me gustó


gracias alas, encontré en Whitman muchas cosas interesantes que tenía completamente olvidadas.

Bueno pues para todos y de veras... sonrisas, besos y abrazos.

Ártemis Sublime dijo...

Hermoso paseo por las deliciosoas calles de Lisboa, acompañando la poesía interminable de tus letras.

Besote!

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Gracias por traerme Lisboa vestida de amor de nuevo a la memoria.
Besos

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Tus palabras en Lisboa se leen distintas...pero sin perder el aire de poesía. Saludos cordiales.

Tomás dijo...

De nuevo el relato intimista. Se nota que Lisboa, además de inspirarte, te atrapa y acerca recuerdos.
Bellas cartas, Gaia, bellas y me atrevería a decir que suplicantes cartas. Como siempre, fue un placer leerte.

gaia56 dijo...

artemis, aún me quedan más paseos lisboetas que compartir...¡cómo me gusta esa ciudad!

gregorio verdugo, si quieres seguiremos paseando Lisboa.

luis, los microrrelatos me encantan. Me gustaría dominar su técnica.

efectivamente Tomás, relatos intimististas en forma episcolar. ¿suplicantes? tú crees? me habré pasado dos tonos entonces.

Muchas gracias a todos por leerme. Sonrisas, besos y abrazos.

Luzbel Guerrero dijo...

Aceita uma invitaçåo a café na Brasilenha?

Kraepelin dijo...

Cadaval y sus cuentos me llevaron hasta aquí, tu pensamiento, mis recuerdos,
el mar y mis miedos...reencontré en el desierto olvidado, mojando tantos,
tantos y tantos granos de sueños...de fados, chapito, muertos amores, alfamas y bairros altos...como los saltos, ahora a Serín, playa, Deva, o el ya desaparecido "Brighton", cuantos saltos!...en ese vacío, que no damos...las manos sin recibir nada a cambio.

Gracias por esta noche - la necesitaba-, insomne como en el pasado, dos después de los claveles, caldo de cultivo de este "habernos encontrado".

Todos estamos en alguna parte esperándonos... Conoceré a Whitman y Bauman, con tus labios...
...siempre que A Dulce hagamos caso, y a su (meu amor meu amor)"O que for, há de ser" escuchamos:

"Sonhar seu beijo na fronte,
a luz no horizonte,
como o primeiro raio de sol.
Sentir por dentro da calma
a paz e a alma dos que não estão sós"

Fascinantes fotos!

beijhos por todos los recuerdos!