domingo, junio 25, 2006




Hoy la tarde es mi amiga dorada,
aunque luce un cielo gris.

Hoy la tarde es un palacio de suspiros,
que me abrazan con suave balanceo.

Hoy la tarde me enseñó a viajar
muy ligera de equipaje,
vacía la maleta de colmados sentimientos,
avanzando por la vida cuando ella,
casi ya no está en el horizonte.

Esta tarde aprendí a pasear el otoño caminando,
iniciar con juventud, cada mañana, cada día,
disfrutando de perfumes solidarios.

Hoy pasé la tarde desgranando la vida

como quién desgrana verdes frutos de guisante.



La fotografía corresponde al cuadro de Albert Edelfelt, 1854-1915, Woman wih a Splint Basker, está pintado en 1882. Conocí este cuadro en Atheneum, el Museo Nacional de Helsinki.

1 comentario:

Tomás dijo...

He descubierto tu blog gracias al comentario que dejaste en el mio. También creo haberte visto en Letraslibres, aunque yo allí apenas participo. Mi primera incursión en tu poesía y en tus textos me ha resultado interesantísima. Prometo seguir leyéndote.
Saludos