sábado, marzo 04, 2006





A TÍ, SOLEDAD

A tu abrazo expectante voy,
atemporal cual nido te fabrico,
agridulce estancia te reposo.

Obsesión que temo y abandono,
acompañas algunas sobretardes
de imágenes en mi ventana reflejadas.

Eres la consciencia que alejo y busco
porque aclaras mis nudos de neuronas.

Eres acto íntimo que provoco
porque refugias mi camino.

No eres una isla en la tierra,
no eres una isla en el agua,
no eres una isla en las nubes,
no eres una nube en la luna

y sin embargo me aíslas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

UNA ISLA EN MEDIO DE LA TIERRA...

Anónimo dijo...

CIELO AZUL


Cielo azul es

azul de sentimiento.

Lo que fue y no pudo ser

me acompaña este domingo

por la caliza blanca

horadada por el mar

y por el agua de la lluvia.

La fuerza contenida

de los bramidos de vapor

que elevan su alma y espíritu

trasportan los deseos

a otros tiempos y otra alma.

Es el sitio adecuado

para mi consciente

en el borde del acantilado

porque tú siempre

estarás en mi paraíso

de sueños escogidos

y encontrados.

Siempre estarás en mi caja

de regalos más selectos,

siempre vivos,

aunque no pudiera ser

realidad de cada día

pan y amor de cada instante.

POEMA RECOGIDO EN EL TIEMPO Y ESCONDIDO MUY ADENTRO EN MI MOCHILA DE SENTIMIENTO.

BE HAPPY, Gaia

ana dijo...

La soledad no es la isla
La isla eres tú

Buen poema y buenos pensamientos