sábado, febrero 25, 2006



LA LUZ DE LISBOA

La luz de Lisboa dora sus fachadas
y al atardecer el Tejo acaricia enamorados
que sienten, pasean su luz.

La luz de Lisboa pasea el Chiado,
asoma esquinas, disfruta subidas, bajadas,
señorea la vida.

La luz de Lisboa despierta la vida
detrás del Castelo, revive colores pastel.

La luz de Lisboa y sus sombras
salpican la vida mudando sus calles,
salpican sus verdes, sus plazas,
la ropa colgada en cada rincón.

La luz de Lisboa refleja ventanas,
refleja los ojos de todas sus piedras,
revive azulejos y el Tejo a su paso.

La luz de Lisboa amarella, dorada, pastel,
me inunda de fado,
me acoge y abraza.

La fotografía refleja la luz de un amanecer frente al Tejo.

3 comentarios:

Mariadolcas dijo...

Dos poemas maravillosos El grito y La luz de Lisboa. El grito, redondo, La luz de Lisboa se disfruta dos veces, una leyéndolo y otra cerrando los ojos y dejándome bañar de esta luz. Me entusiasma

Mariadolcas dijo...

Gaia, en el blog de Encadenados hay varios links, como yo soy un poco inútil y no he llegado a averiguar cómo se hace eso,¿podrías tú poner el de ventana de la luna? Un beso

caracoleta dijo...

que bonito!! la imagen me encanta... la luz lisboeta sorprende e impresiona cada día