sábado, enero 19, 2013







LA CITY


Ciudad, asfalto y grises,
luz nocturna de farolas
y silencios,
soledad en tus torres
de frío cristal y acero,
verdes parques
hoy sin niños.

Ajenos a la ciudad y los grises
dos manos se entrelazan
en lo oscuro de un portal;
hay luz en su mirada.

Ciudad, asfalto y grises,
circulan deprisa tus venas,
sin descanso.

Ajena al asfalto lucha,
contra los molinos y la calle,
una silla circulante, únicas piernas
de una adolescente que no camina.

Ciudad, asfalto y grises,
cafés de humeante mestizaje
y refugio de miradas ausentes,
sin sonrisas.

Ajeno a los grises un anciano
en su casa, esposado
a mil objetos y basura; ya no puede
acumular más soledades.

Ciudad, asfalto y grises,
luz nocturna de farolas
y silencios.

Ajena al asfalto y los grises
violencia en soledad tras el cristal,
los de afuera dan la espalda;
y cuánto sucede tras la puerta.

Ajeno el asfalto el individuo
abrazado por los grises,
vive asediado por la masa circulante.

Es domingo y cruzo solitaria
la ciudad, me asomo
al borde, no hay cristal,
os lo aseguro, salto
al verde, paseo
aromas y el rocío,
casi dulce es el silencio,
arropada por mil árboles
me siento protegida
de los grises y el asfalto.

8 comentarios:

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

La ciudad y sus desmanes de indiferencia y de prepotencia.
En contacto con la Naturaleza nos sentimos mejor, sin tanto artificio que son como una llaga.
Preciosa composición.
Un abrazo y besos.

Aurora García Rivas dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dice Pedro Luis. Pero es responsabilidad de los gobernantes hacer de las ciudades lugares habitables, porque la tendencia es a ser todos urbanitas.
Un abrazo.

Rafael dijo...

Es la ciudad con sus tonos grises y esa indiferencia con que casi todos la vemos, aunque también existen rincones muy bonitos.
Un abrazo.

Jerónimo dijo...

Una crónica urbana surrelista y cruda,igual que la gran urbe.

Saludos

Francisco Espada dijo...

¡Oiga, oiga, esto es calidad! Felicidades.

Lia dijo...

Buen poema, los arboles dan mayor seguridad.
salu2

E. Martí dijo...

Cuánta soledad entre el asfalto... Qué poco valoramos nuestros verdes, nuestras calles, nuestras pieles que se rozan, la amistad, un vaso compartido...

Abrazos, amiga

gaia56 dijo...

Gracias amigos y amigas. Me gusta NY pero siempre que vuelvo pienso en la soledad de sus habitantes... será una imagen estética, pero siempre aparece.
Un abrazo y mil sonrisas