sábado, septiembre 17, 2011





PASEAR LISBOA Y SUS MUSEOS.

Lisboa 2011, 1

Pasear Lisboa tiene tanto encanto que casi nunca hablo de sus Museos que son muchos. En mi última visita disfruté el Museo de Oriente y la exposición de Brinqueros de Asia para descubrir el primer juguete del mundo encontrado en Dawerkou, un porco de cerámica, y la relación de los múltiples entretenimientos de juegos en tabuleiro, dados, muñecos, etc en un listado del siglo VI al V a C y un tangram en caja de marfil de 1830 y las marionetas indias, los altares portátiles y hasta la casa Toys en China. Pero aún más interesantes para mí son los fondos del Museo, especialmente la exposición permanente sobre el Arte en Timor.

Del Museo de Arte Antiga seleccioné el Confronto del Bosco y su escuela, el cuadro de las Tentaciones de San Antonio, de Jheronimus Bosch de este Museo frente al Tríptico del Juicio Final del Museo de Brujas de un discípulo del Bosco y con el Tríptico de las Tribulaciones de Job del Museo del Prado.

He de reconocer que los mestizajes me estimulan y en este caso es un buen mestizaje la combinación de fondos del Museo de Arte Antiga y del Museo del Diseño; una sala amueblada estilo XVIII con un diseño de Paul Gautier, los retratos de Mariana de Austria, Zurbaran y Ribera se complementan con la túnica en seda con la figura de Mao Tsé Tung del periodo Pop Art, el busto de un Apolo de época romana con un monumental tapiz gobelino. Aplaudí esta idea y la disfruté, me prometí volver y lo haré; casi siempre lo hago cuando estoy en Lisboa, tiene un encanto especial este Museo y sus jardines para un apacible petisco al mediodía. Las vistas al Tejo en el atardecer también son muy recomendables.

Pasear por la Fundación Goulbenkian es un lujo, pasear sus salas y detenerme en ese torso turquesa de la Diosa Venus, y las cerámicas, vasos telas orientales, alfombras y muy especialmente las miradas en los retratos de Rubens y Hals, la sonrisa de Gainsborough y las joyas de Lalique. Un almuerzo frente a su jardín completa el mediodía.

Pero Lisboa tiene también el encanto de sorprenderme y encontrar en la calle un mensaje en un graffiti o un stensils que nos dice Museums are dead, long live the streets lo cual me lleva a paladear un oporto blanco seco y reflexionar sobre mi goce en sus calles y en sus Museos.

12 comentarios:

manolo dijo...

GAIGA.- He estado en varias ocasiones en Lisboa.

He encontrado siempre buena acogida.
Solo me han hecho sufrir, los taxistas.
Que velocidad y que se quitan que yo voy por mi camino.

Salvo Los Jerónimos y dos o tres monumentos más, Gaiga, no he visto ningun museo.
Saludos

Katy dijo...

Hace mucho tienmpo que no he vuelto a Lisboa, y leyendo tu post se abre el apetito. Mis hijos han estado este verano
Bss

Francisco Espada dijo...

Estoy de acuerdo: es una ciudad que cautiva, una ciudad que tiene algo más que la primera mirada de turista despistado.

beker dijo...

Pasear por Lisboa es como perderse en una ciudad perdida en el tiempo, pero de todos los tiempos, porque en cada vuelta hay un nuevo descubrimiento... A mi también me encanta y me embruja.


Abrazos

Aloe dijo...

Soy una enamorada de Lisboa, estuve hace poco en el barrio de ALfama, es mágica Lisboa.

Un saludo.

Samuel Rego dijo...

Lisboa es una de esas ciudades donde la historia y la modernidad producen una amalgama fecunda e inolvidable.
Te dejo un beso y para "Encadenados" un saludo

PD. El día 11 disfruté como un verderón.tenia intención de asistir el 14 a la presentación de vuestro libro pero me fue imposible.
El poema que me pides lo tienes en este link : http://samdosam.blogspot.com/2011/04/un-recado-en-el-espejo.html

MIMOSA dijo...

No conozco Lisboa pero estoy segura de que en cuanto la pise será una de esas ciudades que no podré olvidar.
Gracias por acercarte a mi casa, por aquí me dejaré ver yo
Besos Gaia.

Liliana G. dijo...

Estupendo post, Gaia, tus fotos son preciosas y tus descripciones, fantásticas. Por un momento me hice la ilusión de haber sido yo quien viajara a Lisboa. Quien sabe, tal vez algún día. Mientras tanto, me he deleitado a través de tus ojos.

Un beso grande.

TriniReina dijo...

Nunca he visitado Lisboa y eso que me han hablado mucho y bien de ella. Así que me temo que si la visito por primera vez, me quedaré en sus calle y dejaré los museos para una posible segunda visita. Mientras, me quedo admirando tus fotografías.

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

No la conozco pero no tardaré mucho en hacerlo.

Besos.

Candi dijo...

Maravillosa visita. Hay tanto que ver y disfrutar en Lisboa que siempre falta tiempo para ver esos estupendos museos. Cuando vuelva a Lisboa sacaré tiempo para contemplar esas obras tan espectaculares, que comentas.
Besos grandes

Marisa dijo...

Varias fueron las veces que he visitado Lisboa y sus museos
y siempre me quedado con las ganas de volver, es de esas ciudades
que nunca te cansa.

Besos