jueves, marzo 20, 2008


SIETE PALABRAS PARA ESTA PRIMAVERA
Con todos mis respetos digo que no me gusta la estética de esta Semana Santa que se empeñan desde todos los medios en hacernos partícipes, tal vez porque no creo en estos arrepentimientos compulsivos y sociales que pienso quedarían mejor repartidos durante todo el año.
Sobretodo si recuerdo que estamos a cinco años del inicio de una guerra que tantos la protestamos y no fuimos escuchados y encima he de oír decir a dos promotores fervientes de la misma que volverían a hacer lo mismo, que esta guerra es noble, justa y necesaria.
Hoy para sentir que llegó la primavera necesité refugiarme en siete palabras que encontré en un lugar con fuerza, en un lugar que nos habla de reconciliación de la especie humana consigo misma, en el Museo del Aparheid de Johannesburgo.
Las siete palabras para hoy son: DIVERSIDAD, RESPETO, RECONCILIACIÓN, IGUALDAD, RESPONSABILIDAD, DEMOCRACIA Y LIBERTAD. Y entre sus paredes brotaron mis palabras.


MUSEO DEL APARTHEID. JOHANNESBURGO.

Sombras caídas,
negras sombras
sin vida, tumbadas.

Sogas colgadas,
esparto en el cielo
ahogando la vida.

El camino entre
el cielo azul
y el negro suelo
es el precio,
la sangre pagada
por la libertad.

Hicieron camino
unidos con fuerza,
algunos cayeron,
otros siguieron.
Siguieron luchando
con fuerza hacia
la libertad.


Porque es preciso volver a pasar por la memoria y crecer con el recuerdo de lo que no puede volver a suceder os dejo las palabras de Nelson Mandela “Ser libre no es meramente liberarse de las cadenas, sino vivir con libertad y respetar la libertad de los demás”.

23 comentarios:

Miguel dijo...

En todo esto de la Semana Santa, como en la Navidad hay mucho de hipocresía, y poco de saber lo que realmente se está celebrando.

Un saludo

sasian dijo...

Siete palabras. Siete. el número mágico. La suma de lo terrenal y lo divino.

Siguieron luchando...seguiermos luchando por la justícia...por la vida en libertad.

Un saludo

ybris dijo...

Pues me parecen muy bien tus reflexiones.
En este cóctel de primavera, semana santa y guerra de Irak dejaría yo sólo una buena procesión penitencial para esas dos personas y sus partidarios.
Y un buen sermón con esas siete palabras mientras a modo de saetas suenan tus versos y Mandela.

Besos.

TOROSALVAJE dijo...

A mí no solo no me gusta la estética de la semana santa, sino que me da miedo. Esos capirotes ocultando la identidad, esas cadenas, esos ojos posesos, esa exaltación al dolor...., no me guta nada y casi me aterran, son vestigios de unos tiempos en que la Iglesia torturaba, en cierta manera lo sigue haciendo.

En cuánto a lo de la guerra de Irak, cogía yo a esos dos promotores y les hacía recorrer cada una de las tumbas que gracias a ellos han nacido.

Precioso post.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Siete el número perfecto de Dios.

La Semana Santa se a mercadeado en el alma de los creyentes, es paseo, licor, y fiesta, no es reconciliación con El Dios viviente.

Claro que es algo bueno recordar el sacrificio del hijo de Dios por tod@s en el mundo pero no de esta manera.

Esas siete palabras encierran los mejor del ser humano, y la frase de Mandela es lapidaria, debemos buscar eso y más en nuestras vidas, comunidades, pueblos, países y al final en todo el mundo.

Vientos de guerra suena en nuestra aldea global y otros mueren hoy mismo, en la lucha contra el terrorismo que se convirtió en la lucha con el horror de esas mismas guerras.
Saludos

Enredada dijo...

Es cierto. Estos días de "arrepentimiento" estos días de hipocrecia no tienen que hacer que olvidemos que el mundo está en guerra, que hay gente con hambre, que el terrorismo mata...
No es posible que olvidemos, porque cuando olvidamos ya no podemos ser hoy.
Dentro de uno sdías, el 24 de marzo aquí en mi país, Argentina, recordamos los 31 años de la dictadura que se llevó la vida de más de 30.000 desaparecidos, que tienen que estar en nuestra memoria hoy y siempre, como los del resto del mundo, como los caídos en guerras malditas.
un abrazo

EL LOBO ESTEPARIO dijo...

Hay veces que sobran las palabras, este es el caso.
Nadie tiene derecho a decidir sobre los demás, y declarar guerras como si fueran de videojuego. Y no reconocer los errores, es peor aun. Gaia interesante blog.

mia dijo...

totalmente de acuerdo

Este es un precioso post!

Gracias gaia!

♥♥♥besos♥♥♥

javier dijo...

“Porque es preciso volver a pasar por la memoria y crecer con el recuerdo de lo que no puede volver a suceder”

Llevas razón y es una pena que nos acordemos de reparar el tejado cuando llueve…de esas siete palabras cuando carecemos de alguna de ellas y aun mas “cainesco” cuando es nuestra mano quien olvida que todos tenemos o deberíamos disfrutar de los mismos derechos y libertades.

La Humanidad no debería dar lugar a que existieran “ciertos museos”.

Un abrazo.

Olga S.Isidro dijo...

¡Y yo no seré libre, si tú no tienes libertad!
Bello poema y justo. Un cordial saludo.

Dédalus dijo...

Me ha gustado tu reflexión, Gaia. No sólo la estética (forma) sino, también, el fondo de la Semana Santa tienen su aquél. La martirología que impregna cada uno de los actos, de los pasos, el fervor hasta el éxtasis, esa especie de delirio colectivo... me parecen tremendamente respetables, pero me producen una inquietus similar a la que comenta Toro.
En cuanto a tu propuesta de recordar el museo surafricano de J., me parece bien acertada.

Un beso... Y gracias por visitar mi rincón.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Ojalán esas palabras fueran habituales en este mundo. Un beso.

Felipe Sérvulo dijo...

Gracias por sacudirnos, un poco, la conciencia.

gaia56 dijo...

Amigos acabó la semana santa y "la aspereza de la vida" nos acoge, unos días más llevadera que otros, algunos con la primavera y la felicidad por sombrero, en fin... cada cual según sus propias vivencias.

miguel, efectivamente mucha hipocresía creo yo... pero ha durado poco, una semana sólo.

si, sasian, siete palabras para la primavera, espero que duran un poco mas que la semana santa.

ybris, ya ves como empecé la primavera, un poco sermón parece este post, pero creo que lo necesitaba, de veras...

toro, totalmente de acuerdo contigo.

roy, siguen los vientos de guerra estos días con más intensidad, ya ves.

enredada, recordar "volver a pasar por el corazón", no olvidar.

lobo espero tus visitas.

mia, relajantes palabras siempre.

javier una vez que suceden las cosas es preciso no olvidar. este museo respira reconciliación, almenos es lo que yo sentí al visitarlo.

olga, eres de Gijón, como yo. ¿conoces ENCADENADOS? es nuestro grupo de poesía.

dédalus, menos mal que pasó "el fervor hasta el éxtasis" a veces pienso que es económicoen el fondo, no?

fernando, si nosotros hablamos de ellas las podemos hacer habituales..o es muy utópica mi respuesta?

felipe, alguno de tus poemas me sacuden a mí.

Gracias amigos pos pasear mi espacio. Nos leemos.
Besos, abrazos y mil sonrisas para todos.

Enrique de Santiago dijo...

Que buen texto, y agradezco tu visita, que me permite llegar hasta aquí. Bueno para nosotros es Otoño acá en el Sur del mundo, en la Finis terra. pero comparto tus opiniones, no hay que olvidar, pero si respetar las diversidades. Nosotros no olvidamos nuestro 11 de Septiembre de 1973 en Chile, no debemos olvidar Sudafrica, ni a George Biko, ni a tantos niños y hombres caidos, por la libertad, nunca olvidaremos Atocha, donde hace un par de años fui a dejar mis respetos, ni a la absurda guerra por ambiciones, que es hoy en día Irak
Un abrazo y haré un link contigo

cheguevara dijo...

me asomo a tu ventana y me encuentro a Mandela*
seguro que vuelvo**
gracias por tu visita**
abracio
CHE

las alas del ostrero dijo...

Cuánto tiempo sin pisar la vereda hasta tu tierra. He pasado, me he quedado un rato, ¡qué calorcito!... besos, cariño.

Chechu Arroyo dijo...

Hola:
Iré leyendo, sin prisa, que es como se quedan las letras, tu espacio.
Gijón... ¡qué recuerdos!
Saludos.

Lamia dijo...

Me parece verdaderamente destacado el broche final: lo que de verdad importa es el respeto hacia los demás.

Mamen dijo...

Comprender que se puede ser libre, que puedes ser feliz, ya de por sí,trae muchas complicaciones.
Osar después a querer ser libre...de valientes.
¿Cómo?, y sobretodo,¿con respeto y cariño a los demás?
Qué difícil me resulta todos los días, pero hay que tender a ello.
¿no?

La cónica dijo...

La belleza no es dulce siempre. Hiere la mirada, ahoga un grito, a veces. Qué duras tus palabras. Más bien es dura la vida. Aunque intentemos distraer la mirada en otras cosas, la poesía nos devuelve a lo que hay. Y a veces, con la vida no alcanza para pagar la libertad.

Gracias, Gaia.

gaia56 dijo...

enrique, encantada de linkearnos, yo también lo haré. efectivamente Es bueno no olvidar para no cometer los mismos errores.

chequevara, yo también volveré a tu espacio

alas que ganas de esa charla que tenemos pendiente.

chechu, ya sabes estás en casa.Suelo poner en mis post muchas fotos de mi mar asturiano, aunque esta última temporada esté muy viajera.

lamia, estoy de acuerdo contigo Mandela es una persona sabia de vida y de alma y sus palabras son contundentes.

la conica, sí hay tantas vidas que no alcanzan para pagar la libertad.

Abrazos, sonrisas y besos para todos. Gracias por pasear mi espacio y quedaros un ratito. Nos leemos.

Umma1 dijo...

Hay que sostener la memoria.
Comparto plenamente tu lectura.