domingo, septiembre 16, 2007










Para un occidental un mundo misterioso rodea a geishas y maikos. El paseo por el barrio de Gion con las tradicionales casas de té, contruídas en madera y ancladas en un tiempo pasado que revive y aflora cada día, fue el escenario en el que me crucé con sus ojos rasgados, eran las cinco de la tarde.


GION A LAS CINCO

Paseas cortos pasos,
admirado icono eres.
Sabedora de secretos,
mil amores de sabores
reflejan tus recortados labios rojos.
Una máscara de arroz nos separa,
te protege, esconde tu mirada,
tu altiva mirada.
Un destino esperado te delata,
emocionada reconozco
que aún perdura en ti
un tiempo muy lejano.

Kioto es un lugar indispensable para saborear Japón. El paseo de la filosofía acompañado de cerezos, el tradicional barrio de Gion, el castillo Nijo, los numerosos templos budistas y sintoístas, sus pagodas y jardines zen, jardines de paseo y paisaje, los mercados y los restaurantes, cruzar el río Kamo-gawa por alguno de sus puentes, la sorprendente y moderna estación de Kioto, en la que el acero y cristal provocan un espacio totalmente abierto al cielo.
Pasear Kioto, el ajetreo de su moderna ciudad y sus barrios tradicionales y el reposo en sus jardines es uno de mis mejores recuerdos.


8 comentarios:

Alexis dijo...

una cultura completamente distinta...una riqueza que lo hayas podido disfrutar

Tomás dijo...

Observo como van aflorando los recuerdos de tu viaje a Japón y cómo construyes poemas con las experiencias vividas.
Me quedo con "Sabedora de secretos, / mil amores de sabores / reflejan tus recortados labios rojos." Yo hubiera escrito: "mil sabores de amores",me resulta más poético, más sensual...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Viendo tu post me entran muchas ganas de visitar el singular y bello Japón.

un beso

El detective amaestrado dijo...

me siento japónico...

itoitz dijo...

Siempre me ha fascinado Japon. Despues de recorrer China, Thailandia o Indonesia en el contienente mas poblado de La tierra, siempre me ha quedado el sabor agridulce de no haber pisado Japon...
Pero es que es tan caro pasar allí unas semanas que siempre encuentro mejores destinos para trotar un mes...
Un abrazo.

Miri dijo...

Gracias por mosterarnos este mundo desconocido y maravilloso!
Un cariñoi grande.

las alas del ostrero dijo...

Me estremece el silencio de una geisha; su habilidad para separar en compartimentos sus experiencias. Ven y saben cosas que nunca podrán contar. No hay voto de silencio, no hay juramentos, pero esa regla no se viola. Son los vínculos con su país.
Una experiencia especial. Qué envidia

(Al fin he vuelto)

gaia56 dijo...

Alexis, desde luego que Japón tiene cultura distinta que me ha gustado mucho conocer.

ay, tomás, puede que tengas razón, pero aún no lo veo del todo.
Japón va a tardar en irse de mi mente. La verdad es que saboreo mucho mis viajes. Y ahora recuerdo que te debo un "escrito japonés".

Gracias Fernando. Ya sabes...a por ello.

Detective me gusta el adjetivo.

¡qué envidia sana, itoiz! China, Indonesia, Thailandia... iré poco a poco según mi economía me lo permita. Por cierto es menos caro de lo que te imaginas, se ha notado mucho que el euro está potente respecto al yen.

miri, besinos. Ya sabes que me encanta compartir y además es una manera de alargar el viaje.

sí, alas, a mi también me sobrecoge su pose de silencio.

A todos, besos, abrazos y mil... sonrisas.