sábado, mayo 05, 2007


A veces, pequeños cristales rotos de realidad, son las cosas importantes que protegemos en las almonedas del alma.


MI CAJA DE CORALES

Guardo en mi caja de corales más preciados
impaciencias e ilusiones,
un cabás que huele a nuevo,
chapuzones en el mar y aquel caldero amarillo con dibujos,
el rubor con tu mirada,
el camino descalzo en mis pies
y el primer suspiro que robaste aquella noche,
las mimosas del vestido que compré con aquel sueldo,
mis primeros zapatos de tacón,
el fin del mundo en forma de rojo atardecer,
la tarde de reposo en el sofá
y el libro, y el pilot,
la página desnuda que me llama,
el zoco que se abre al té con menta,
y un río y un navío
y las islas de agua y los mares de arena,
la magia de los proyectos que se hacen realidad,
las miradas que superan tantos miedos,
un nuevo amanecer.

Guardo en mi caja de corales más preciados
aquella ruta que aún no hice,
montañas que seguro subiré,
nubes que no sobrevolé,
poemas que aún no escribí,
este poema que aún no sé si acabé.
Cuando viajéis a Gijón no os olvidéis pasear al atardecer por el parque del cabo San Lorenzo.

29 comentarios:

Maypi dijo...

Tan sólo una lectura basta para inflamar la mente de recuerdos. Bien hecho Carmen

marta_cl dijo...

sobretodo me quedo con la última estrofa. pero luego hay q hacer q todo eso se cumpla
saludos!

El detective amaestrado dijo...

Tus palabras si que hicieron la función perfecta de una vieja almoneda, recogiendo todo lo aparentemente no útil

Ártemis Sublime dijo...

Encantador y emocionante!

Un gran abrazo!!!

Paula dijo...

como siempre, con esa dulce nostalgia tan tuya


guardas tesoros, no lo olvides

elpoetadelascolinassolitarias dijo...

.. salen destellos de luz muy bellos de tu caja de corales..
.. cuando vaya a Gijón ya te contaré.. :-)
.. besos..

KMF dijo...

nice post

gerardo dijo...

Te dejaré un poema que da respuesta a tu caja de corales:

Vengo del más allá de las alturas convertido en sonido y en silencios, desde el fondo del mar y más allá de los planetas , vengo tibio anidando en cada pecho, un lenguaje de ecos que alucinan.
Vengo de montañas escondidas y de ríos bañados de espuma entre sus piedras, vengo de las noches que gimieron encontrando los besos y los cuerpos, de las ansias, de los sueños y de los entuertos.
Soy etéreo y furtivo, y navego las velas que van hacia horizontes, soy renuncia, entrega y despedida y la herida que sangra y también que cicatriza.
Soy lejano, oscuro y tenebroso, casi un misterio que aguarda entre las sombras y amanece prendido entre las rosas.
Soy cercano, viviente, enardecido, soy luz de esplendor y bienvenido, soy alegría y tristeza, soy barco que se aleja y barco que regresa.
Soy como el agua del río que pasa inadvertida, amando si, mucho a las vidas porque en ellas convivo y les trasciendo, soy su entraña, su alma, y pensamiento, soy luz y más luz, soy El RECUERDO.

Recibe un beso en tu alma.

Tomás dijo...

Hoy sí, hoy llegas... ¡y de que manera! No sé si será la primavera o un paseo al atardecer por el parque de San Lorenzo lo que te ha inspirado. El caso es que tu poema engancha y, tras su lectura, ha dejado en mí el dulce sabor de unos versos bien construidos. Luego, mi libre interpretación de los mismos me ha llevado a un mundo imaginario cargado de sutilezas y de algún que otro deseo. Quizá disfrutar de un sueño en "rojo atardecer".
Gracias, gaia.gxrvo

Antona dijo...

aquella ruta que aún no hice,
montañas que seguro subiré,
nubes que no sobrevolé

Que se cumplan todos tus sueños.
salu2
P.D. Yo tambien odio la guerra

ElPoeta dijo...

Es bello atesorar recuerdos y objetos que nos evocan otros tiempos. Tu caja de corales es un bello tesoro. No lo pierdas. Gracias por visitarme Gaia. Vuelve pronto. Un beso,
V.

dodos dijo...

Lindo poema. Tesoros de memória...
Gracias por tu visita!

Beatrix Kidoo dijo...

Gracias por la recomendación última. Me la apunto para mi próxima visita a Xixón, espero que en breve..

Cuantos recuerdos en tu cajita de coral...

BESOSONRISA

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Cuida esa caja sublime donde guardas lo aún no ha sido, es un tesoro mágico que ha de estar al resguardo del presente corrosivo.
Un saludo.

TOROSALVAJE dijo...

Lo he leído, es verdad, tres veces. Espléndido.

Que bonito que es.

Un saludo.

Umma1 dijo...

Y dónde se guardará la caja de corales?
Siempre tan presta, silenciosa, amable.
Hermoso poma, amiga, muy inspirador para los propios tesoros.

Abrazos

Letra de Mujer dijo...

Qué linda es tu caja de corales.
Un beso

Itoitz dijo...

Muy buen post; he anhelado tus letras estas semanas. Un abrazo.

nathalie dijo...

Desde luego que no! y menos con esa preciosa foto que has puesto...cualquiera se lo pierde!

Anónimo dijo...

Sutil poesía que envuelve una vida, de recuerdos, añoranzas y esperanzas, más sin embargo el mundo onírico de tus sueños se enfrenta a varias realidades,...tú y quién vivió en tí, quién vive en tí, quién vivirá pegado a tí.
De tu caja de corales, soy el guardián y el cerrajero.
Eternamente enamorado.

Escargot dijo...

no sabemos si acabado o no... pero es precioso!! Ay, esos zocos por recorrer :)

SUAVE CARICIA dijo...

que lindo, me hiciste pensar en mi cajita verde, que esta sobre mi velador, me la hizo mi tata cuando tenia 12 años, y ahi guardo mis recuerdos algunos de esos tiempo...imagina los años que llevan como recuerdos

dejo suaves caricias

gaia56 dijo...

maypi, la caja de corales está en un recóndito lugar del alma... y no sólo la habitan recuerdos.

marta_cl, en ello estamos, en lograr los sueños.

detective, que alegría recuperar la palabra almoneda ¿verdad?

artemis, gracias mjer detrás de las cortinas. Por cierto, bella foto.Abrazazo.

palula, no se me olivdan mis tesoros, algunos me alimentan.

poeta, Gijón y yo te esperamos... besos.

kmf, gracias por tu visita y tus dos palabras.

gerardo, mi alma también te besa.Gracias por tu poema. ¡qué lujo de recuerdo!

tomás, gracias por tus palabras y por recoger mis versos que te llegan. Los rojos atardeceres suelen ser inmejorables... gxrvo?

antona, que se cumplan también los tuyos (deseos, digo)

elpoeta, volveré pronto.

dodos, lo mismo te digo.

beatrix, espero disfrutes tu próxima visita a Gijon...

gregorio verduggo, es cierto que los deseos no vividos deben estar guardados y esperar que se presenten.

toro, hace cuanto tiempo.... gracias por la triple lectura.besos.

umma1, abrazos.. ¿dónde guardas tú tu caja de corales?

letra de mujer, cuando quieras compartimos alguno de mis "corales"...

itoiz, yo también eché de menos tus post estas semanas, por cierto las fotos geniales.

natalie... a Gijón, de veras que estos atardeceres existen.

anónimo, guardíán y carcelero anónimo? eternamente enamorado anónimo? pues no...

escargot, los zocos y la maravilla de los aromas, colores y... lo sorprendente y desconocido.

suave caricia, todos tenemos una cajita en algún velador llena, llena de corales.

GRACIAS A TODOS POR PASAR Y... SONRISAS, BESOS Y ABRAZOS.

ALOMA69 dijo...

Gijón, otro viaje pendiente!!!

Realmente ésas y no otras son las cosas importantes de ésta vida, precioso!!!

Saludos!!!

Frozenhell dijo...

Gracias por pasarte por mi humilde morada...un saludo

gaia56 dijo...

Efectivamente aloma69 éstas son las cosas importantes.
Y ya sabes Gijón en el horizonte.

frozenger, encantada de tu visita. Nos leemos.

y a los dos sonrisas, besos y abrazos.

rocanlover dijo...

Hola, pasaba a conocer, a devolver la visita, me gustó el poema, me trajo a conciencia cientos de esos pedacitos de realidad guardados en la cajita roja de mis recuerdos. Te dejo un abrazo de luz, para que ilumines cada instante.

ana martinez dijo...

Llevaba unos días vaga en esto de comentar los blog, pero le tenía ganas a esta caja.
Muy buena, gaia, muy buena. Y como diría un amigo común: con mucho ritmo.
Me ha encantado


pd. Tan sólo pondría el último verbo en futuro. Parece que me queda mejor, jeje.

gaia56 dijo...

rocanlover, gracias por tu abrazo de luz.

Ana, tienes razón, tal vez los dos últimos versos deban tener otro final...
"versos que aún no he escrito,
este poema qué aún no sé si acabaré".

sonrisas especiales, besos y abrazos.